martes, 8 de abril de 2014

Testamento

No te atrevas
a morir de hambre.

Que te de pulmonía,
que te atropelle
en la ruta
un camión.
Que te sorprenda
un incendio por la noche.
Que te peguen
un tiro de bala perdida
en la espalda
y te rompa la remera.

Pero hijo,
prometeme
que no te vas a morir
de hambre.


Wannas

08/04/14

No hay comentarios.:

Publicar un comentario