domingo, 28 de octubre de 2012

Mala mujer



La fiesta había terminado. Ella con los ojos abiertos, moría lento. Y el último chasquido de látigo se escuchó esa noche. En el escenario ya no sonaba melodía. Y el canto de la cigarra ahogaba el ambiente.
Desnuda, sola en el salón, con la cabeza colgando, sentada en un sillón a lo oscuro y las manos sobre sus piernas, 
moría… lento.
Las luces comenzaron a apagarse una a una.
La telaraña en la ventana quedó iluminada por la tenue luna que dormía en el cielo.
El lugar olía a frutas frescas, 
y el suelo manchado de sangre hacía contraste 
con el reloj que marcaba las 4:25 de la mañana.
Tres voces se iban. Con el viento, alguna verdad.
Y ella, sola, adentro,
desnuda…
 moría lento.


wannas
13/09/07


No hay comentarios.:

Publicar un comentario